El extracto de ajo añejado reduce la presión arterial en pacientes hipertensos

El extracto de ajo añejado reduce la presión arterial en pacientes hipertensos

 

Antecedentes y Objetivos

La hipertensión arterial afecta cerca del 30% de los adultos en todo el mundo. El ajo tiene propiedades para disminuir la presión arterial y su mecanismo de acción es biológicamente plausible.

Este estudio evaluó el efecto dosis – respuesta, la tolerabilidad y la aceptabilidad de diferentes dosis de extracto de ajo añejado, como tratamiento coadyuvante a la medicación antihipertensiva ya utilizada en pacientes con hipertensión arterial no controlada.

Metodologia

Un total de 79 pacientes con hipertensión arterial sistólica no controlada participaron en el ensayo aleatorizado, doble ciego y controlado con placebo, de 12 semanas de duración. Los participantes fueron asignados al azar a alguno de los tres grupos de ingesta de ajo, tomando una, dos o cuatro cápsulas diarias de extracto de ajo añejado (240/480/960 mgs contienen 0,6/1,2/2,4 mgs de S-Alil_Cisteína) o al grupo placebo. La presión arterial fue evaluada a las 4, 8 y 12 semanas y se com

paró con la línea de base usando un enfoque de modelo mixto. La tolerabilidad fue supervisada durante todo el estudio y la aceptabilidad se evaluó a las 12 semanas mediante un cuestionario.

Resultados

La presión arterial sistólica se redujo significativamente en un 11,8 ± 5,4 mmHg en el grupo que ingirió 2 cápsulas de ajo por más de 12 semanas en comparación con el placebo, el grupo que ingirió 4 cápsulas logró una reducción significativa a las 8 semanas de 7,4 ± 4.1 mmHg. Cambios en la presión arterial sistólica y diastólica en el grupo que ingirió 1 cápsula de ajo, no fueron diferentes a los encontrados en el grupo con placebo. La tolerabilidad y aceptabilidad fueron altas en todos los grupos que consumieron ajo (93%) y mucho mayor en los grupos que tomaron una o dos cápsulas diarias.

Conclusiones

Este ensayo sugiere que el extracto de ajo añejado es un tratamiento eficaz y tolerable en la hipertensión arterial no controlada, y puede ser considerado como un tratamiento coadyuvante seguro a la terapia antihipertensiva convencional.

Deja un comentario